Os presentamos una nueva sección que lleva por título, las antenas de Marcelo, y os preguntaréis, ¿Quién es Marcelo? Pues Marcelo es un estupendo colaborador con el que vamos a contar en Espacio Borboleta, él se encargará de hacer crónicas, comentarnos, describirnos y expresarnos su opinión acerca de ciertos temas, una de las características de Marcelo es que le encantan las ondas radiofónicas ( además de las croquetas) y pasa muchas horas escuchándola.

La radio afecta a la gente de una forma muy íntima, de tú a tú, y ofrece todo un mundo de comunicación silenciosa entre el escritor-locutor y el oyente”. Marshall McLuhan.

Marcelo nos trae hoy … ¿ Somos lo que hablamos?

Nuestros hijos e hijas van a ser lo que nosotros hablamos. En las escuelas los niños y niñas aprenden a leer y a escribir pero es en el núcleo familiar donde aprenden la palabra. En este caso no podemos culpar a las instituciones ni a la sociedad pues podríamos decir que los mandamos “hablados” de casa. Y es aquí donde se pueden generar unos cimientos fuertes que perdurarán para el resto de sus vidas.

Estos cimientos se construyen fundamentalmente en el los hogares, pero también es en este ámbito donde nos relajamos, nos ponemos cómodos, nos quitamos los zapatos y muchas veces también relajamos nuestro lenguaje y nos olvidamos que de que hay una persona que está aprendiendo a hablar con nosotros. Somos el modelo del que aprenden. Si sabemos hablar de una manera correcta en nuestro trabajo o cuando vamos al banco, ¿por qué no lo continuamos haciendo en nuestra casa?

Mother talking to her children, indoor shoot

En mi opinión, no es necesario adecuar nuestro lenguaje al de los pequeños de la casa. Ellos son niños pero no son “tontos”, no hay que hablarles en diminutivo ni con musicalidad, cuanto mejor lenguaje y mayor vocabulario le demos más armas tendrán en el futuro para expresarse y hacerse entender.

Somos lo que hablamos porque a través del habla somos lo que pensamos.

Los niños y niñas primero piensan en voz alta poco a poco ese pensamiento torna a una voz más baja y finalmente piensan por sí mismos. Una buena base hablada consigue un esquema ordenado de pensamiento.

Muchos progenitores están obsesionados con sus primeros pasos y sus primeras palabras y luego están “encabezonados” en que se estén quietos y se callen. Los niños y niñas, siempre tiene derecho a hablar  y también debemos enseñarle que tiene que respetar los turnos de palabra y no hay mejor manera que con el ejemplo, respetándolos a ellos primero.

Debemos de evitar dejarnos llevar por la vagancia del lenguaje: “coge eso de allí” “¿esto que hace aquí?”; hay un universo de palabras que puede aprender de esas dos frases realizas de una manera correcta: colores, tamaños, preposiciones… en definitiva nuevo vocabulario que lo va a enriquecer y lo vamos a ayudar a concretar.

También me gustaría hacer hincapié en que es muy importante que hagamos preguntas abiertas ¡No hagamos más personas monosilábicas! Evitemos las preguntas de si o no porque eso no le va ayudar a expresarse y a conocerse.

El lenguaje es la forma de incorporar la inteligencia emocional, la manera de describir las emociones.

Por ello es muy importante utilizar palabras amorosas con las criaturas, palabras afectuosas para que posteriormente ellos puedan expresar y entender esos sentimientos pero  es fundamental dotar esas palabras de contenido significativo porque si no, no valdrán de nada.

comunicacion-padres-e-hijos-aletheia

 

Se entiende que en esta vida actual cada vez tenemos menos tiempo para dedicar a estas cosas pero el que tengamos debemos de utilizarlo y sobretodo aprovecharlo, porque la vida pasa volando…

 

 

 

Marcelo Vasiliev

Crónica de Hoy por hoy, Guía de padres ( Cadena ser)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *